Lo que necesitas saber acerca de la meditación orgásmica

El término de meditación orgásmica – también conocido como OM- no es un término del que tengamos mucha información, por lo que los mitos que hay acerca de esta distan mucho de la realidad.

En realidad, la meditación orgásmica literalmente es cuando una mujer se acuesta desnuda de la cintura para abajo en un “nido” hecho de almohadas y la otra persona se sienta al lado de ella con la ropa puesta, y acaricia su clítoris y su vagina durante más o menos 15 minutos con el objetivo de no llegar al orgasmo, sino a algo mucho mejor. OM es esencialmente, cuando sus defensas están bajas y su mente está totalmente tranquila, en este estado es posible que experimente signos de clímax, pero no es necesario con el fin de lograrlo.

OM también da a las mujeres una manera de sintonizar con lo que realmente están sintiendo en una cultura donde a menudo se sienten presionadas para funcionar sexualmente. En lugar de ponerse ropa interior sexy o hacer caras atractivas, todo lo que tiene que hacer es sentarse y sentir. Esto pone el poder en manos de las mujeres, y también permite a la pareja expresar una parte de su sexualidad que a menudo no se les da la oportunidad de acceder.

que-es-la-meditacion-orgasmica-2

OM puede mejorar la vida sexual de las parejas y proporcionar una actividad valiosa en su propio derecho. Mientras que siempre se oye acerca de las parejas a largo plazo que pierden la pasión, se ha encontrado que sólo OM mejora a medida que pasa el tiempo. Los mismos principios que guían OM, como la desaceleración, él centrarse en la conexión y él olvidarse de objetivos hace que mejoren las relaciones sexuales. Por ejemplo, mientras que el impulso durante el sexo puede ser ir más y más rápido para producir más sensación, haciendo una pausa en el medio, esta práctica de OM enseña que hay otras maneras en las que se puede producir la misma sensibilidad mejorada  y que a la vez se sienta más conectado con su pareja.

En última instancia, los expertos en OM esperan ver un cambio en nuestro enfoque de la sexualidad similar a la que hemos visto en nuestro enfoque de la alimentación en los últimos años. Tenemos la idea básica de que más y más rápido es mejor, sin embargo estamos empezando a apreciar que “lento y conectado” puede ser aún más potente.

Entradas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.