Los beneficios de la masturbación

Aunque a día de hoy todavía la masturbación se considera un tema tabú, está demostrado que aporta grandes beneficios para la salud mental, física y sexual. Los estudios realizados contribuyen a eliminar la culpabilidad que se genera en muchos después de tener sexo en solitario ya que gracias a esta experiencia, se mejoran las relaciones en pareja. Esta práctica ha sido relacionada, en la gran mayoría, a los hombres pero cada vez son más las mujeres que satisfacen sus necesidades sexuales cómo y cuándo quieren descubriendo sus gustos y explorando su cuerpo. Suena extraño, pero la masturbación es una de las vías más sanas y placenteras que aportan beneficios a la salud.

Todo hombre, en algún momento de su vida, ha experimentado la masturbación como respuesta a un estímulo sexual y una necesidad fisiológica obteniendo grandes beneficios ya que, por muy mal visto que esté aún en nuestra sociedad, la ciencia ha demostrado que el hombre puede mejorar su sistema inmunológico, evitar posibles infecciones de próstata y, por consiguiente, tenerla más sana y vital.

En cambio, las mujeres son la gran minoría en esta materia, aunque cada día se suman más a esta práctica totalmente natural y placentera. Ellas obtienen mayor resistencia a las infecciones, alivian las tensiones premenstruales y los dolores menstruales, regulan el flujo sanguíneo e incluso, pueden mejorar los dolores de espalda.

En ambos casos, la masturbación, ya sea con juguetes sexuales o a pelo, es sinónimo de buena salud porque da la posibilidad de evitar las infecciones de tipo sexual, alivia el estrés diario, libera endorfinas, fortalece los músculos pélvicos, ayuda a tener mejor sexo, nos permite conocer mejor nuestro propio cuerpo y el de la pareja, nos ayuda a descubrir lo que nos gusta y lo que no, tiene un efecto relajante y placentero, estimula el buen humor, contribuye a tener un mejor control del cuerpo y del sexo, mejora los orgasmos, aumenta la confianza en uno mismo, activa el flujo sanguíneo y para los que no hacen ejercicio por falta de tiempo, es la mejor opción para quemar calorías sin sufrir.

La masturbación no tiene por qué ser siempre en solitario, ya que hay parejas que lo hacen conjuntamente para conocerse mejor y disfrutar de sus cuerpos. No obstante, es un valioso medio para sentirse sexualmente independiente y es una de las mejores formas de preparación para posteriores relaciones sexuales.

Si ambos miembros de la pareja asumen la conciencia de que es un hecho importante y necesario para cada uno en cuanto a la satisfacción de sus propias necesidades sexuales de manera ocasional y disfrutan de la masturbación como un elemento más de la relación, ambos descubrirán un repertorio sexual más amplio del que tenían y aliviarán a su pareja de la responsabilidad de tener que aportar siempre la satisfacción sexual que el otro necesita. Es una buena manera de evitar frustraciones, situaciones incómodas y falta de deseo sexual.

De hecho, se dan muchos casos en que las mujeres tan sólo pueden alcanzar la sensación placentera del orgasmo cuando se masturban. La razón está en que la masturbación puede procurar la intensidad de la estimulación sexual libre de la presión de tener que actuar ante otra persona que puede estar juzgándola o pensando mal de ella, lo cual la limita y bloquea.

Llegó el momento de ver la masturbación como una práctica natural, beneficiosa y placentera, como un juego sexual más. Todos tenemos el mismo derecho de conocer nuestro cuerpo y de atender a nuestras necesidades, de amarnos y auto complacernos, de disfrutar, de relajarnos, de aliviar tensiones sexuales, de adquirir mayor confianza en nosotros mismos y de soltar los miedos físicos, mentales, emocionales, sexuales y psicológicos. Todo ello de una manera inofensiva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.