3 consejos para hacer un masaje erótico a tu pareja

Nos va a costar respetar el título y ofrecer sólo tres consejos. Las ideas que se nos vienen a la cabeza son muchas… Pero, como nos gustan los retos, recogemos el guante y vamos a tratar de que sean solamente tres. Y es que un masaje es una forma fenomenal de complacer a tu pareja y comenzar una noche… Movidita.

Bien: el primer consejo se refiere a que comencemos estimulando la más poderosa y efectiva zona erógena de cualquier ser humano. Borra esa sonrisa: nos referimos al cerebro. Para ello, lo ideal es buscar un ambiente tranquilo, tan íntimo como pueda ser. El dormitorio estaría bien, siempre y cuando dispongamos en él de una colchoneta o una superficie firme sobre la que tumbar a nuestra pareja.

Música, aceites y masajes de cuerpo entero

Y, para acabar de estimular al cerebro, estaría bien hacerlo a través del oído, con una música tranquila, que invite a la intimidad, pero que no resulte demasiado relajante: no olvidemos que el objetivo de este masaje no es el de que nos durmamos, sino justo el contrario.

Otra buena idea es la de usar aceite, que no sólo lubrica el movimiento de las manos sobre la piel, sino que además, si tenemos las manos encallecidas, evita algo de aspereza en el tacto. Tenemos que añadir que la sensación de unas manos deslizándose, aceitadas, por nuestro cuerpo es algo a lo que la ley debería obligar a que sintiéramos al menos una vez en la vida.

El tercer consejo se refiere a que no sólo las manos deberían intervenir en el masaje. Que, si lo hacemos con cuidado, un masaje cuerpo sobre cuerpo puede ser la antesala de otro tipo de caricias…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.