Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +

Relatos eróticos

Relatos eróticos clasificados por géneros y estilos.

Comprar Juguetes Eróticos de Oferta
 

Playa Nudista

Me encuentro en una playa nudista, tranquilo, relajado, casi dormido, tomando el sol completamente desnudo. Con la polla al aire. Piernas flexionadas, con plantas de los pies apoyados sobre la cálida arena, y cuidadosamente abiertas, lo justo para estar cómodo y permitir que la suave brisa del mar acaricie con su fresca lengua mis genitales.

Lametones invisibles recorren hasta el último milímetro de mi piel, con especial dedicación en degustar el sabor con toque de sal de mi ano y mis cojones. Tumbado para disfrutar siento como mi polla se mueve ligeramente. Como no, tiene vida propia y sueña despierta.

Inmejorables sensaciones casi a solas…
Una pareja de muy buen ver juega a palas cerca…
Y también están en pelotas….

Me incorporo ligeramente para deleitarme con el paisaje y utilizando mi bolsa como almohada, me dejo llevar por la plástica de sus movimientos. Sus cuerpos vibran con la emoción del juego, y se expresan sin ningún tipo de complejos. Ella, mujer hermosa de cuarenta, salta para alcanzar la pelota y sus pechos, grandes y generosos, no la dejan sola, botan con ella desafiando la gravedad y a cada golpe, se envalentonan provocando mareas. A él se le ve fuerte y tiene la polla musculada, curtida, una señora tranca. Su miembro, rabiosamente juguetón, también se mueve al compás del dueño, y se exhibe notablemente feliz en compañía de su hembra. Embriagado por el efecto del juego, del sol, y exaltado por el continuo ir y venir de las olas.

La pelota cae justo delante de los pies de ella. Y al recogerla, no dobla las rodillas. Con las piernas rectas, flexiona la cintura. Y su culo se muestra en mayúsculas. Inmenso, profundo. Enorme. Como una inmensa bola de fuego en una plaza desierta. Pura lascivia. Junto a él, su coño, que también busca protagonismo, se abre ligeramente y da una rápida y jugosa bocanada de aire.

Playa Nudista

Puedo ver con detalle como son sus labios…
Exquisitos, carnosos, rosados…
Color sublimado por tonos de bronce y dorado….

La imaginación se dispara. Y me veo a mi mismo asaltando por detrás a esa pedazo de vaca. Clavándosela, junto a la orilla del mar, delante de su hombre, hasta las entrañas.

Vuelvo al partido para no perderme, pero el partido acaba. Y ellos felices se abrazan, se acarician, se besan y caminan juntos hacia el agua. No puedo evitar volver a mirar su polla que ha aumentado considerablemente de tamaño tras los arrullos y ahora se muestra erguida, desafiante. Ella tira de él, arrastrándolo con provocadora naturalidad y mano sabia, por el mismísimo rabo. Dentro del mar y cubiertos por el agua transparente, empiezan a follarse. Poco a poco la corriente los acerca hacia mí pero a ellos no parece importarles. Llegan a consumar justo enfrente y sus gemidos con el romper de las olas son música celestial en el aire.

Tras mis gafas de sol, cierro los ojos y vuelvo a tumbarme. Mi polla tiene hambre. Será mejor que me relaje. Intento no pensar en ello pero es inevitable, el deseo, una vez más, se adueña totalmente de mi cuerpo. Playa, calor, exhibicionismo, sexo. Mi polla crece descontrolada y como un tótem clavado en la arena busca tocar el cielo. Ya no importa, la dejo libre. Si quieres mirarla, adelante, si lo prefieres, también puedes comértela…

Etiquetas: relatos eroticos (10 referencias)



También te puede interesar:


 Desayuno café con leche.

Él se pone de rodillas y busca el agujero, primero con la mano mientras, con la otra se acaricia el pene, ya erecto y a punto para entrar.
   Publicado el 23/03/11


 Una noche loca con Lola

Hace tiempo que a Lola y a mí nos une una gran amistad. Desde nuestra etapa universitaria hemos disfrutado de una excitante y placentera relación. Cuando nos conocimos, la química de nuestros jóvenes cuerpos se expresó con provocadora lujuria y descubrimos juntos la esencia extática y perfumada del orgasmo múltiple y la orgía ilimitada. Muchas noches, mañanas y tardes pasamos follando, mientras juntos descubríamos los senderos más calientes e inconfesables deseos. Su culo era tremendo, ancho, redondo, prieto y duro, con un volumen casi excesivo, que pedía a gritos ven a joderme hasta romperlo. Su coño era un horno, una insaciable y rosada rajita con hambre de verga, y la mía, siempre estaba dispuesta a cruzar una puerta totalmente abierta. A entrar sin miramientos con golpes profundos y salpicar con mi leche las paredes carnosas de una alcoba como esa.
   Publicado el 23/03/11


 Un polvo con María

Tenía las piernas abiertas y el coño rezumaba esencia de sexo. Rosadito, perfumado, jugoso. Se la metí lentamente. Acariciando, antes, con la punta de mi polla sus labios. Ella contenida esperaba. Expectante. Deseosa de que la llenara completamente con mi barra de carne. Y así lo hice. Sentí como su chocho me comía. Estaba muy caliente. Y acabé haciéndome hueco, hasta el final.
   Publicado el 23/03/11


 Fiesta de pijamas

Mi mujer me comentó que iba a montar una fiesta de pijamas el próximo fin de semana. Con sus amigas de la infancia, del colegio, y como hacían entonces dormirían juntas y se explicarían historias. La reunión de féminas se celebraría en nuestra casa. Se me prohibía inmiscuirme totalmente en sus asuntos. Bajo ningún concepto podía participar en la fiesta. Era una reunión de chicas y hacía mucho tiempo que no se veían, así que debía ser comprensivo. Pero a mi se me ocurría algo mejor. Sentía mucha curiosidad y evidentemente no pensaba tomarme muy en serio las palabras de Sandra.
   Publicado el 23/03/11


 Trio en Família

Cuando llegué a casa aquél viernes por la tarde, mi mujer y mi cuñada estaban esperándome. Yo estaba cansado. Pero ellas tenían ganas. Así que de pie, frente a ellas, me bajé la bragueta y saqué la polla.
   Publicado el 23/03/11


 Folladora Nata

Me senté completamente desnudo en la silla y ella empezó a chupármela. La agarraba con sus manos como si me estuviera ordeñando el cipote y se la comía a lametones mientras yo le azotaba el trasero. Los golpes sonaban con autoridad. A ella le gustaba. Y seguía mamándomela desde arriba. Sin doblar las rodillas, haciendo el juego de flexión desde su cintura. Arriba y abajo. Arriba y abajo. Arriba y abajo. Sus tetas se balanceaban colgando como campanas y acompañaban con su repicar, aquellos movimientos libres de caída controlada.
   Publicado el 23/03/11



 

Redes Sociales

 

Síguenos en Pinterest

Suscríbete

Suscripción por e-mail  Noticias

Suscripción RSS  Feeds RSS  Ayuda con RSS

Idiomas


Recomendamos